Home/Sin categoría/El deporte y la salud bucodental, una estrecha relación

El deporte y la salud bucodental, una estrecha relación

En estas fechas somos conscientes de la necesidad de cuidarnos para mostrar un cuerpo 10 este verano y además, tenemos que recalcar que los beneficios del deporte son demostrables y reconocidos por cualquier especialista, no solo en el ámbito corporal, sino también en el bucodental.

Se trata de un tema cuyo estudio ha empezado a cobrar importancia recientemente y sobre el que existe un fuerte desconocimiento. De hecho, muy pocos profesionales están especializados en el trato concreto y la atención especial que requieren los deportistas. Aunque parezca que los problemas o afecciones de nuestra boca pueden afectar a la salud de cualquier persona de forma general, esto se agrava en el caso de los deportistas. Además, estas afecciones no tienen por qué ser extrañas, el simple exceso de placa dental, la presencia de caries o la maloclusión son algunos de los problemas más frecuentes que pueden afectar gravemente a nuestro rendimiento físico.

Lesiones musculares, dolores en cuello y espalda y falta o pérdida de equilibrio son varios de los síntomas que presentan algunos deportistas y que, aparentemente, no tienen una explicación clara. Sin embargo, cabe la posibilidad de que su origen resida en la maloclusión dental, o lo que es lo mismo, una mordida incorrecta. Cuando los dientes superiores e inferiores no oclusionan bien, no hay suficientes puntos de contacto entre ellos o existe un exceso o falta de hueco, la mandíbula sufre y se torsiona para tratar de solucionar esta descompensación. Este hecho puede generar que otros músculos implicados en esta acción se vean afectados y provocar dolores o lesiones.

Las caries, por su parte, pueden provocar dolores musculares y articulares, más aún si son profundas y se está realizando actividad física de alta intensidad, ya que al aumentar el flujo sanguíneo puede originarse inflamación y dolor. Además, si no se mantiene una correcta higiene bucodental, la placa bacteriana que se acumula en la superficie de los dientes puede incluso llegar a la sangre, que la deposita en los músculos provocando fatiga y la ralentización de la recuperación del mismo.

Hay estudios que demuestran que la práctica de determinados deportes puede tener efectos perjudiciales para los dientes. Un claro ejemplo es el del desgaste que produce en estos el bruxismo, provocado muchas veces por la práctica de deportes que requieren un exceso de fuerza o concentración y que, en ocasiones, les conduce a apretar en exceso los dientes. Lo mismo sucede en el caso de los deportes de contacto, en los que es frecuente que los deportistas sufran golpes fuertes que pueden llegar incluso a producir la pérdida de la pieza dentaria. Para estos casos, lo recomendable es usar siempre férulas protectoras que mantengan nuestra boca a salvo.

En cualquier caso, siempre es necesario realizar un estudio completo para poder llevar a cabo un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado adaptado a las necesidades de cada deportista. Las visitas frecuentes al dentista se hacen imprescindibles. Así, es posible prevenir cualquier problema que pueda surgir, o erradicarlo si ya existe, evitando que la salud de nuestra boca sea un obstáculo en nuestro rendimiento.

No hemos de olvidar además que llevar también unos hábitos alimenticios y de higiene correctos es fundamental para cualquier persona que quiera mantener una buena salud bucodental, más aún en el caso de los deportistas, que llevan siempre al límite sus capacidades físicas.

By | 2017-08-24T09:17:16+00:00 noviembre 30th, 2015|Sin categoría|0 Comments

Leave A Comment